Me folle a la amiga de mi hija

por ruben makiavelo

Cómo utilizando técnicas de hipnosis me pude tirar a la mejor amiga de mi hija.

Me llamo Rubén, tengo 35 años y una hija de 15 llamada Ana. Mi niña va al Instituto y raro es el dí­a que no trae a una amiga a casa a jugar al ordenador o hacer deberes. Nunca habí­a prestado atención a sus amigas, pero una de las veces trajo a casa a una chica llamada Nerea que me hizo fijarme en ella de lo buena que estaba. La chavala, de su edad, era preciosa de cara, con un pelo moreno largo que llamaba la atención y un cuerpo diez. Recuerdo que la primera vez que la vi me puse a cien.

La chica vestí­a un top blanco que marcaba sus pechos y un pantalón vaquero que ajustado que hací­a resaltar su culo. La estuve mirando de reojo toda la tarde, imaginí¡ndome que se ocultarí­a bajo sus ropas y finalmente tuve que meterme en el servicio a cascí¡rmela escuchando sus voces y risas. Como la niña no se marchaba de mis pensamientos, maquiné algo para acercarme a ella y follí¡rmela. Pero todos mis intentos fracasaban debido en parte a mi hija que actuaba siempre como barrera. Un dí­a, mientras compraba una carpeta en una papelerí­a me fijé en un libro de parapsicologí­a llamado “Manual de experimentos parapsí­quicos 3″, así­ que lo abrí­ y comencé a hojearlo. En él habí­an toda clase de experimentos para atraer a otra persona del sexo opuesto hasta tu cama, así­ que ni corto ni perezoso lo compré y me dispuse a leerlo con avidez.

Aprender la técnica de los mensajes subliminales me llevó poco tiempo. Consiste en grabar en una cinta corriente de casette unos mensajes que luego se le harí¡n escuchar, sin que ella lo sepa, a la persona que se deseeposeer. Al principio no creí­a excesivamente en este tipo de “magia”, pero la necesidad me obligó a emplear todas las artimañas. Compré una cinta de 90 minutos y grabé en ella mensajes subliminales del tipo “tu cuerpo me necesita, tienes un problema y debes dejar que yo te ayude, me deseas, estí¡s cansada y yo te puedo ayudar a relajarte, etc…que repetí­a una y otra vez en la cinta. Cuando completé la grabación le pasé un imí¡s fuerte por todas las espiras grabadas hasta que desapareció la voz, desimantando el contenido y permitiéndome escuchar la cinta sin que se oyese nada.

El dí­a señalado me dispuse a iniciar mi plan. Instalé un casette autoreverse en el cuarto de mi hija y cuando llegaron ella y su amiga Nerea lo puse en marcha. Las cuatro horas que pasaron las chicas enceradas en el cuarto no dejaron de escuchar mi cinta sin darse cuenta de ello. La operación duró 3 dí­as. Para el cuarto dí­a les tení­a reservado algo especial. Habí­a grabado otra cinta similar, pero en ella les decí­a que cuando escuchasen la palabra “hipnosis” entrarí­an en trance obedeciendo solamente mi voz. Les hice escuchar durante algunos dí­as mí¡s ambas cintas y cuando creí­ que ya estaban lo suficientemente estimuladas cerebralmente inicié el ataque.

Comencé entrando en el cuarto. Les pregunté a las chicas que que tal les iba el estudio. Me dijeron que tení­an mucha materí­a y que no sabí­an que hacer para digerirla. Intentando animarlas les dije que lo ideal serí­a grabarla en la mente igual que con la “hipnosis”. Al instante ambas chicas perdieron el control de sus mentes y su cara cambió. Se quedaron hierí¡ticas mirí¡ndome. Rí¡pidamente entré en escena.

-Escuchadme las dos. Estí¡is cansadas y cuando yo diga tres comenzaréis a dormir. Una, dos, tres…ahora vuestro sueño es mí¡s profundo. Estí¡is muy tranquilas y seguras escuchando mi voz. Cuando yo diga tres profundizaréis mí¡s en vuestro sueño y sólo obedeceréis mi voz, la cual os reconfortarí¡ y ayudarí¡. Uno, dos, tres…. Ahora estí¡is bajo mi control y obedeceréis todo cuando yo os pida…estí¡is de acuerdo…- pregunté a las dos.

-Siii…- contestaron a la vez.

Como estaba mi hija por medio y no quise inmiscuirla le ordené a sólo a Nerea.

-Nerea, escúchame bien, ahora estí¡s bajo mi control. Mañana vendrí¡s a ver a Ana a la misma hora, y cuando escuches la palabra “hipnosis” entrarí¡s en trance y obedecerí¡s a todo cuanto yo te diga. Has comprendido…-

-Siii…-

-Y tú Ana, mañana cuando salgas del Instituto, te irí¡s a la biblioteca y no volverí¡s hasta que la misma cierre. Has comprendido…-

-Siii…-

-Muy bien, ahora cuando yo diga tres despertaréis sin recordar nada de lo que aquí­ ha pasado. Habéis comprendido…-

-Siii…- contestaron al uní­sono.

-Una, dos y tres…-

Ambas chicas despertaron de forma natural. Yo seguí­ hablando con ellas como si no hubiese pasado nada y tras un pequeño rato allí­ salí­ para mi despacho.

Al dí­a siguiente convencí­ a mi esposa para que se fuera a ver a a un familiar a otra localidad y preparé el escenario de mi encuentrocon Nerea. Comencé ocultando una cí¡mara de video en la habitación donde me la iba a follar y me dispuse a esperar. A la hora convenida llegó la chica. Vestí­a una camisa de color blanco y una falda azul. Le abrí­ la puerta y le pregunté si querí­a tomar algo mientras esperaba a mi hija. Al decirme que si le dije:

-Te voy a preparar un refresco que se llama “hipnosis”…- y al instante la chica entró en trance.

-Estí¡s ahora bajo mi control… harí¡s todo cuanto yo te diga… estí¡s de acuerdo…- pregunté.

-Siii…- respondió.

-Tienes novio…?.pregunté con curiosidad.

-Si…-

-Te has acostado con él…?-

-Si…-

Esta última contestación me dejo un poco abrumado, pues me hubiese gustado desvirgar a la niña, pero enseguida me recuperé del fracaso.

-Cuantas veces te has acostado con él…?

-Dos…-

-Cuando fue la última vez…?-

-Hace una semana…-

-Ahora tu eres una paciente y yo soy tu médico. Te voy a examinar a ver si estí¡s bien.-

Me acerqué a ella y comencé a acariciarle la pierna hasta llegar a sus muslos. Los tení­a suave. Le metí­ la mano bajo la falda y le acaricié por encima de su braguita. Tení­a la entrepierna caliente, así­ que metí­ un dedo por debajo del elí¡stico de la prenda y noté sus pelos.

Mientras, con la otra mano le acariciaba los senos por encima de la blusa. Con cuidado le desabroché los botones hasta descubrir el sujetador blanco.

Dejé caer la camisa y la falda hasta tenerla casi sin ropa. Se veí­a super deseable. Besé sus pechos sobre la prenda y cuando creí­ oportuno le desabroché el sosten, dejando al descubierto sus tetas adolescentes. Se veí­an sabrosas, con una aureola marroncita, no muy grande, sobre la que se erigí­an los pezones. Chupé con glotonerí­a sus pechos hasta derretirme de placer mientras acariciaba su cuerpo tierno. Le bajé las braguitas dejando por fin libre su tesoro. Allí­, guardado, se mostraba su conejo cubierto por una buena mata de pelo castaño deseando ser perforado. La tumbé en la cama,separé sus piernas y besé y chupé su almejita hasta hacer que se corriese. Cuando noté el brillo de sus flujos Le metí­ un dedo comprobando que su himen habí­a desaparecido. Saqué el dedo y lo chupé, notando sus jugos salados. Me desnudé y me situé sobre ella, colocando la punta de mi polla frente a la entrada de su cueva.

Comencé a rozarde arriba a abajo empapando la cabezota roja con sus lubricantes. Poco a poco comencé a empujar hasta ver como desaparecí­a dentro la punta. Aquello estaba muy estrecho. La saqué despacio para volver a empujar mí¡s y mí¡s hasta que mi rabo desapareció dentro de su cuerpo y mis rizos se juntaban con los suyos. Noté el calor de su vagina y dejé que mi picha creciese aún mí¡s dentro de ella.

Cuando noté que mi cuerpo no aguantaba mí¡s comencé un pequeño bamboleo que me alejaba de su pelambrera para volver a sentirla en mi vientre. Aquella sensación de placer duró un buen rato hasta que noté que la calentura me invadí­a, a la vez que la leche comenzaba a fluir desde mis huevos. Empujé todo lo que pude cuando el primer cañonazo salí­a de mi rabo para empotrarse en el fondo de su almejita. Gemí­ como antes nunca habí­a hecho mientras mi lefa salí­a impulsada llenando la vagina de la niña. Mi cuerpo se descompuso cayendo todo mi peso sobre el de la chiquilla, claví¡ndome los pezones de la niña en el pecho. La besé en los labios y le metí­ la lengua en su boca. Aquel polvo acabó comigo. Tras unos minutos con el rabo aún dentro de la chica comencé a reaccionar. Me incorporé un poco para chupar de nuevo sus pechos. Al contacto con aquellos mi rabo comenzó de nuevo a engordar. De nuevo la bombeé. Ahora mis movimientos eran mí¡s pausados por el cansancio pero mí¡s lubricados por la cantidad de leche que se derramaba de su almejita. No sé cuanto tiempo continué claví¡ndome dentro de ella.

-Cuando notes mi orgasmo córrete…- le ordené.

Seguí­ follí¡ndomela hasta que no aguante mí¡s. La chica comenzó a moverse al compí¡s de mis envestidas hasta ordeñarme los huevos. Cuando mi leche tocó el fondo de su vagina la muchacha se corrió apretando mi rabo y prolongando mis corridas mí¡s y mí¡s hasta elevarme al paraiso.

Nuestras bocas se juntaron enmudeciendo nuestros gritos. De nuevo caí­ desfallecido sobre su pecho.

Cuando me recuperé saqué el rabo de su almeja. Tomé la cí¡mara de ví­deo y grabé su coño rezumando leche, su tierna cara de adolescente recien corrida y sus pechos rojos por mis chupadas.

Le ordené que se asease y se vistiese. Después la desperté y la dejé marchar.

Desde entonces me la follo cuando quiero y estoy pensando en mandarle traer a alguna amiga para hacer un trí­o.

This entry was posted in Control Mental. Bookmark the permalink.

5 Responses to Me folle a la amiga de mi hija

  1. alfonso says:

    alaaaaaa ensename a hacer eso porfa te lo rurgo andale

  2. alfonso says:

    andale lo necesito aser con una senora qe me trae al cien

  3. piojo says:

    estan padres estos rélatos kisiera konsegir el libro parapsaquicos

  4. marco mayorca guerrero says:

    yo tambin me paro tirando a mi prima, la muy puta la sabe chupar como una prosituta, que rico me la chupa, sobre todo me gusta cuando le meto toda mi pingota en su huequito rico que me vuelve loco cada vez que me pide que me la folle en mi cuarto, la muy puta se queda dormida en ek cuarto de mi hermana y en la noche gatea a mi cama, el primer dia me dio miedo cuando se metio a mi cama y me comenzo a tocar mi pinga, me dijo que hce años que lo hacia y me dijo que queria ser mi puta y cuando quisiera seria mia, eso me volvio loco nunca pense que ella mi propia prima hiba a ser mi mujer, pero me dijo que con su enamorado lo venia haciendo varios años y su mama no se daba cuenda, mas bien no desconfia de ella porque ella duerme con su mama, bueno me dijo que desde pequeña le gusta chupar pingas, no se uqe hacer pero mi prima cada vez me vuelve loco con sus gatadas de noche, varias veces me la he llenado y tengo miedo que quede preñada pero la muy zorra toma sus pastillas para no quedar en enstado, es una tramenda puta mi prima, como ella dice es mi primera puta, y dice que no tenga miedo porque sus amigas le cuentan que sus primos se las para tirando todos lso dias en su casa, en veradd eso me dio miedo y a la vez gusto porque no seria el primero tirandose a su prima. que rica es mi prima, saludos a todos los que se follan a sus primas, adios

  5. rodrigo says:

    Hola me llamo rodrigo soy un tio de 52 años y tengo mi hijo de 15 años yo vivo con el y con mi esposa pero mi esposa tiene 55 años y ya no me exita pero siempre le e puesto los cuernos con amantes y putas ahora que mi hijo a cumplido 15 lo lleve donde una amiga mia que tiene 22 ella se llama gianella mide 1.57 es tetona culona linda de cara castaÑa y de piel blanca bueno lo que sucedio es que fuimos a su casa y me la folle mientras mi hijo observaba mi hijo se quedo impactado de lo que estaba haciendo , perolo tenia que hacer para darle una clase de sexo bueno la cosa que gianella esataba encima mio gemiendo y diciendo vamos follame duro ponle unos buenos cuernos a tu esposa. Y se movia demasiado bien hasta que me corri en su vajina pelada , nos fuimos a mi casa mi hijo no le dijo nada a mi esposa y eso lo segui haciendo durante semanas , un dia viene mi hijo de estudiar y entra a su cuarto yse sorprendio con lo que vio , estabamos su enamorada de 19 y yo en su cama follando al darme cuenta que habia entrado lo mire y le dije hijo quedate no te vallas mira como me tiro a tu enamorada observa y aprende y mi hijo todo cornudo se sento a observar despues de una semana traje a mi casa a mi amiga gianella y me la folle delante de mi esposa e hijo ellos observavan como me la follaba , bueno ahora estoy en otro pais pero cuando vuelva a mi hogar lo seguire haciendo , chay saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>